En esta serie en concreto y aunque bajo el denominador común de FIGURAS , me he decantado por darle más relevancia a las circunstancias, entornos y acciones que se llevan a cabo, que a las figuras propiamente dichas.

De esta manera y a modo de síntesis, van surgiendo esas imágenes, que por lo general se encuentran desarrollando un tipo de trabajos, cotidianos o temporales, con los que poner de relieve la importancia y dignificación , de faenas tan vitales como antiguas y artesanales, dentro de un ambiente asumido, sosegado y tranquilo.

También quiero puntualizar que el hallazgo de los temas a tratar, salvo algunas composiciones propias, ha sido producto de la casualidad, sin otros méritos que reproducir en pintura y a mi manera, lo observado en fotografías sacadas de libros o revistas y a cuyos autores – en esos casos- agradezco el haberme servido de inspiración, haciendo mención especial para esa señora a la que yo mismo fotografié en Carril, sin pedirle permiso de antemano (porque de haberla alertado se hubiera roto el enigmático encanto) tras sentir ese impulso de capturar in situ lo verdadero, como un prólogo más de futuras historias imaginadas e inconclusas.