A la hora de poner punto final a las distintas series que , hasta el momento, se han ido agrupando aquí bajo títulos genéricos, no quería dejar fuera el concerniente a los ANIMALES, aunque su contenido sea escaso y su variedad se reduzca básicamente a ovejas y pájaros, amén de la salvedad de un perro y un gato sueltos.

No obstante, en el caso de los gorriones, estos ya han tenido su papel de actores secundarios, pero vitales, en series como “Guitarras ventana” y en otros cuadros cuya presencia añadida, a modo de símbolo personal, resultaba imprescindible en la composición.

En cuanto a los rebaños, tal vez la motivación fuera la de intentar rescatar ese tipo de imágenes, que antaño eran tan fáciles de observar en casi todos los pueblos de nuestra geografía y que poco a poco han ido pasando de lo cotidiano a lo excepcional, cuando no desapareciendo por completo. Sirvan al menos de recordatorio y reconocimiento a la labor de los pastores, como uno de los oficios imposibles de llevar a cabo sin vocación.