Finalizada el 18 de Julio de 2.020, la presente serie solo consta de cinco obras.

He de decir que la elección de este tema, me surgió tras la conversación con un amigo, el cual me preguntó que por qué las figuras de la serie anterior (MODELOS Y MARCOS) no tenían rasgos faciales y si ello pudiera obedecer a alguna razón especial. Yo aduje que tal vez lo hice por pura comodidad y para dar la oportunidad a cualquiera que observase una de esas figuras, de usar su propia imaginación y ponerles cualquier parecido a su gusto.

Más tarde, como si fuera parte de un juego y casi sin darme cuenta, empecé a concebir esta nueva serie donde el protagonismo lo tuvieran precisamente las caras, o al menos esos rasgos faciales básicos, con los que darles una identidad propia.

Me centré en las formas modulares de construir el armazón y contenidos de cada rostro, buscándoles luego un entorno adecuado y visible a través de ellos. Al final, quise adivinar lo que podían transmitirme sus miradas. Y con la suma de esas sensaciones, fui titulando cada obra.

Al acabar la quinta, consideré si continuar hasta las diez que ya había tomado por costumbre, o si lo dejaba ahí, porque lo cierto es que ya me iban entrando urgencias de abordar otros temas, para variar.

Solo ahora, cuando ya he empezado un cuadro nuevo y distinto, que no sé qué derroteros tomará, si formando nueva serie o si será parte de un conjunto de obras sin temática común, la doy por concluida y os emplazo a darme tiempo para la próxima subida.

Hasta entonces, un saludo y a seguir trabajando.

 

Formas y Miradas